Menú Principal

Vemos el trabajo doméstico como nueva línea temática de investigación en Colombia y el mundo. Desde hace ya varios años este asunto vital tiene más interés para la Academia, muestra de ello es que cada tanto se publica una nueva tesis o ensayo que aborda el tema desde el derecho, la antropología, el trabajo social, la economía, etc. Con este artículo, comenzamos una serie en la que reseñamos los hallazgos y conclusiones de estas investigaciones. En redes sociales, usted puede aportar sus ideas y opinones al respecto con la etiqueta #SeInvestigaElTrabajoDoméstico.

De la norma a la práctica

normas

 

En Colombia, aunque la regulación integral del trabajo doméstico fue desarrollada de manera tardía, los empleadores están obligados, por ley, a tratar a una empleada doméstica con las mismas consideraciones laborales que a cualquier trabajador de una empresa u organización.

Conozca cuál es la legislación laboral para el trabajo doméstico en el país.

¿Eso ocurre? Laura Penagos Zapata y David Giraldo Valencia, en su tesis de grado para optar al título de abogados en la universidad EAFIT, “El trabajo doméstico desde la óptica de la eficacia de la norma”, intentaron averiguarlo y los resultados fueron entregados en el año 2017.

Una premisa era que en repetidas ocasiones, en Colombia, las normas han sido efigies cuya única función es la de fungir como símbolos sin resultados a la hora de determinar el modo en que han de llevarse a cabo las relaciones humanas.

Pero, “A pesar del poco desarrollo legislativo que ha tenido trabajo doméstico en Colombia, es innegable que ha habido cambios normativos importantes en este ámbito recientemente y que estos, de ser aplicados, pueden llegar a tener importantes implicaciones para la población femenina trabajadora y para la sociedad en general”, Penagos y Giraldo buscaron contrastar la evolución jurídica con las relaciones laborales entre trabajadores domésticos y sus empleadores, para analizar la eficacia de la regulación actual.

Su investigación encuestó a empleadas del servicio doméstico que trabajan en el barrio El Poblado de Medellín, Colombia, y algunos sectores del municipio de Envigado, zonas de alto nivel económico. Estas son sus conclusiones:

¿Cambio de tendencia en el cumplimiento de la ley?

  • Parece que las nuevas generaciones de empleadores no tienen justificaciones de tipo ideológico o moral para seguir siendo incumplidoras de las reglas.
  • Mejoría en las condiciones de trabajo.
  • No pudo envidenciarse una situación de anomia en cuanto a la violación y el atropello de los derechos laborales de las trabajadoras domésticas. De hecho, el 86,7% de las encuestadas manifestaron que sienten que la condición de trabajadora doméstica ha mejorado en los últimos años.

La afiliación al sistema de seguridad social de las encuestadas es así:

  • Afiliación a EPS: 87,8%
  • Cotización a pensiones: 86,7%
  • Afiliación y beneficios por pertenecer a caja de compensación familiar: 80%
  • Afiliación a ARL: 75,6%
  • Pago de prima: 87,8%

Falta difusión de la información sobre la norma

El 50% de las trabajadoras encuestadas desconoce cómo hacer valer sus derechos laborales en caso de que los mismos se encuentren vulnerados, lo que lleva a concluir que por parte del gobierno nacional, y específicamente el Ministerio del Trabajo, existe una falencia en la difusión y divulgación y acceso a la justicia de los mecanismos de protección de derechos para los trabajadores domésticos aun cuando es su deber.

Condiciones de vida

La relación entre trabajadoras y empleadores sigue siendo muy similar a la que se viene dando hace décadas: personas de escasos recursos, en su mayoría mujeres provenientes del sector rural, que prestan un servicio de manera personal en los hogares de otras personas naturales a cambio de una remuneración. Las condiciones socioeconómicas de las trabajadoras continúan siendo mucho más precarias que la de sus empleadores.

El cambio apenas comienza y es tardío

La norma laboral tardó décadas en ser aplicada por gran parte de los empleadores del trabajo doméstico, pues las trabajadoras encuestadas, quienes en su mayoría (65,5%) llevan laborando más de 10 años en el sector, manifestaron que la legalización de su condición es muy reciente y que anteriormente no se encontraban afiliadas al sistema de seguridad social, desconociéndose por muchos años sus derechos mínimos como trabajadoras.

Ver más investigciones sobre el trabajo doméstico

Noviembre de 2018.